lunes, 25 de agosto de 2014

PAGINA WEB DE LA ASOCIACIÓN BESAY

Asociación Besay de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562 El primer paso para apoyar al niño con TDAH es la aceptación del problema






COMO TODOS LOS LUNES

http://asociacionbesay.tumblr.com/

NUEVO BLOC DE LA ASOCIACIÓN BESAY


http://asociacionbesay.tumblr.com/

martes, 12 de agosto de 2014

Proyectos de la Aasociación Besay

Asociación Besay (TDAH) ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562

jueves, 7 de agosto de 2014

La FDA da luz verde a un sistema que evalúa la función cerebral

Lorena Aguirre Lavín | Madrid La Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) ha dado su visto bueno al BNA Analysis System for the assessment of brain function. Brain Network Activity (sistema que analiza la función cerebral), el cual combina tecnología no invasiva, monitorización multicanal del EEG con los algoritmos de procesamiento de señales y análisis sofisticados para medir los patrones de las redes cerebrales activadas, y ofrecer conocimientos cuantitativos y cualitativos sobre la funcionalidad del cerebro. En concreto, el nuevo sistema permite a los proveedores de salud evaluar la actividad de la red funcional del cerebro de un paciente y compararla con la de los cerebros sanos. De momento, la técnica es válida para personas de entre 14 y 24 años, aunque la compañía intentará ampliar este rango de edad. "Una mayor comprensión de cómo nuestro cerebro procesa la información tiene el potencial de mejorar la salud cerebral y la gestión de la enfermedad en la vida de una persona", ha señalado Ronen Gadot, consejero delegado de ElMindA, la compañía que respalda este sistema. El sistema puede ayudar a identificar y gestionar los trastornos neurológicos como el TDAH (el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), el dolor y las lesiones cerebrales como la conmoción cerebral. "BNA permite a los médicos evaluar la salud del cerebro utilizando mediciones neurológicas objetivas", ha señalado Jeffrey S. Kutcher, profesor asociado de Neurología en la Michigan Medical School. "Ésto permitirá diferenciar claramente un cerebro sano de uno afectado por una enfermedad o lesión, y potencialmente, tener opiniones más formadas sobre el estilo de vida, la actividad, prevención y el tratamiento", concluye. - See more at: http://www.consalud.es/see_news.php?id=12471#sthash.x6Locwpn.dpuf

miércoles, 30 de julio de 2014

ASOCIACION BESAY DE TDAH LA PALMA

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): nuevos criterios diagnósticos

M.ª Dolores Palomino Aguilar Doctora en Farmacia. Máster Oficial en Atención Farmacéutica. Vocal de Relaciones con AA del COF de Cádiz palominolola@gmail.com Lo que caracteriza principalmente al trastorno por déficit de atención e hiper­actividad (TDAH) es la presencia persistente de falta de atención1 o dificultad para mantenerla en el tiempo, acompañada o no de hiperactividad o actividad mayor a la esperada, e impulsividad tanto emocional como conductual, que interfieren y dificultan el funcionamiento y desarrollo familiar, social y educativo Clasificación
Clasificación Los criterios diagnósticos para su clasificación (tabla 1) han sido recientemente modificados y se recogen en la última y quinta versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), DSM-V2, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría en mayo de 2013, cuya versión española estará pronto disponible. Cabe destacar la inclusión de pacientes adultos, así como la ampliación de la edad (de los 6 a los 12 años) para la aparición de síntomas. Para un claro diagnóstico, deberán cumplirse 6 síntomas de inatención y/o 6 de hiperactividad-impulsividad en menores (y 5 para adultos), que deben aparecer antes de los 12 años. Los síntomas deben estar presentes en más de un entorno (como casa, escuela o trabajo), y no deben poder explicarse por algún otro trastorno mental; también deberán interferir negativamente en la vida social, académica, familiar y/o laboral del paciente. El DSM-V clasifica el trastorno atendiendo a la presencia de los síntomas en: • Presentación predominante con falta de atención. Se cumplen los criterios de falta de atención (A1), pero no los de hiperactividad/impulsividad (A2) durante más de 6 meses. Estos menores suelen ser distraídos, no prestan atención a los detalles, y cometen errores frecuentes en las instrucciones orales o escritas. No suelen acabar las tareas ni alcanzar el objetivo, y cambian fácilmente el foco de atención. Son niños poco agresivos, pero su bajo rendimiento escolar, en juegos y deportes, los hacen impopulares. Pierden y olvidan cosas, y esto dificulta su vida cotidiana. Los síntomas de inatención son los que más perduran en el tiempo. Los adultos son desorganizados, olvidadizos, pierden constantemente llaves, móviles, gafas, etc., y les cuesta organizar el tiempo y el trabajo. • Presentación predominante hiperactiva/impulsiva. Se cumplen los criterios A2 de hiperactividad/impulsividad, pero no los A1 de falta de atención durante, al menos, 6 meses. La hiperactividad les hace difícil permanecer quietos o sentados en situaciones que otros niños de su edad sí toleran (clase, comidas, viendo la televisión, cine...). No pueden estar callados, son agotadores, ruidosos y suelen tener más accidentes. Interrumpen frecuentemente al profesor y a los compañeros, y los castigos en casa y en el colegio son frecuentes. En adultos se manifiesta como inquietud o intranquilidad, hasta el punto de desconcertar a otros con su actividad. La impulsividad hace que los niños sean impacientes, y que hagan y digan lo primero que se les ocurre sin pensar en las consecuencias de estas acciones. A menudo contestan antes de que se haya terminado de formulárseles la pregunta. Hacen comentarios desafortunados, interrumpen constantemente, y les resulta muy difícil guardar el orden o esperar su turno, lo que les suele acarrear problemas en casa y en la escuela. No aprenden de sus errores, y caen en ellos una y otra vez. Si no son tratados debidamente, esta impulsividad será la característica que más consecuencias a largo plazo presentará debido al deseo de recompensa inmediata: abuso de sustancias, cambios de pareja, de trabajo, accidentes, situaciones de peligro... En adultos puede llevarles a la toma de decisiones erróneas debido a la precipitación. • Presentación combinada. Se cumplen los criterios de falta de atención y de hiperactividad/impulsividad A1 y A2 durante más de 6 meses. Es el subtipo más común3. Por sus características, estos pacientes con frecuencia sufren accidentes, ya que difícilmente calibran el peligro de sus acciones. La falta de atención y el exceso de actividad pueden conllevar además problemas graves de aprendizaje, aunque su capacidad intelectual sea normal o superior, provocando frecuentemente fracaso escolar. Es muy común que presenten también problemas emocionales, ya que suelen sufrir amonestaciones, castigos y el rechazo de los compañeros por el descontrol casi continuo que padecen, lo que les provoca una baja autoestima, ya que además tienen escasa tolerancia a la frustración. Con frecuencia presentan comorbilidades asociadas si no reciben el tratamiento correcto, y entre ellas las más comunes son los problemas de conducta y los emocionales, como la depresión y la ansiedad. Además de esta clasificación, según el DSM-V habrá que especificar la gravedad de los síntomas: • Leve: existen pocos síntomas y no deterioran en exceso la capacidad laboral o social. • Moderado: los síntomas presentes y el deterioro funcional están entre «leve» y «grave». • Grave: existen muchos síntomas, o varios particularmente graves, y provocan un marcado deterioro en el funcionamiento social u ocupacional. Y también habrá que especificar si el trastorno está en remisión: • En remisión parcial: los síntomas existieron, pero en los últimos 6 meses han disminuido, aunque aún causan daños crónicos en la actividad laboral, social o académica. El TDAH puede considerarse el problema psiquiátrico más común a escala mundial en niños y adolescentes, con una alta incidencia también en la edad adulta. La prevalencia aceptada actualmente es del 5% para menores, y del 2,5% en adultos2. En cuanto al género, es más frecuente en varones1, a razón de 2/1 para el tipo inatento, llegando a 4/1 para el tipo hiperactivo-impulsivo. Estos datos tal vez reflejen un infradiagnóstico en niñas, que suelen padecer más el tipo inatento y tienen menos probabilidades de presentar comportamientos disruptivos o problemas de conducta que los varones. En la etapa preescolar, la actividad motora excesiva suele ser el síntoma que más llama la atención, aunque es más frecuentemente diagnosticado en los años de escuela primaria, cuando la falta de atención se hace más preocupante y se traduce en dificultades escolares. En la adolescencia temprana, el TDAH puede verse complicado con comportamientos o comorbilidad desafiante o antisocial o con trastornos del humor. Al acercarnos a la edad adulta, la hiperactividad motora va disminuyendo, pero persiste la falta de atención, la intranquilidad, la impulsividad y la desorganización. En adultos, el TDAH se presenta comúnmente asociado a alguna comorbilidad, como trastornos de ansiedad o del humor. Debe tenerse en cuenta que la presencia de los síntomas varía mucho dependiendo del entorno. Esta presencia será menor si se reciben recompensas constantemente por un comportamiento apropiado, o si está supervisado, o si se trata de un contexto nuevo o de actividades especialmente atractivas. Etiología En cuanto a su etiología, se trata de un trastorno de origen multifactorial cuyas diferentes causas contribuyen de diversas maneras a sus manifestaciones clínicas3,4. Existe una predisposición genética demostrada, interrelacionada con otros factores: • Factores biológicos. Como problemas que afectan a la salud de la madre en el periodo de gestación (drogas, tabaco, consumo de alcohol durante el embarazo, eclampsia, corta edad...), o al recién nacido (prematuridad y alteraciones cerebrales, entre otras). • Factores ambientales. Como inestabilidad familiar, desarraigo, adopción... • Factores neurológicos. Entre éstos, se ha comprobado por resonancia magnética el menor tamaño de cerebro, cerebelo, cuerpo calloso y núcleo caudado en menores con TDAH, que suele normalizarse a los 10-18 años. También destaca la implicación de la dopamina y la noradrenalina, que son los neurotransmisores preferentemente implicados en la fisiopatología del TDAH. La regulación de su actividad constituirá la base de su tratamiento farmacológico5. Ambos son esenciales en el funcionamiento de los sistemas atencionales, y la dopamina, además, en la regulación motora. El TDAH puede coexistir normalmente con otros problemas psiquiátricos que dificultan su diagnóstico, pronóstico y tratamiento, como los trastornos del comportamiento (trastorno negativista desafiante o trastorno disocial), trastornos del humor (depresión, distimia o trastorno bipolar), trastornos de ansiedad, manías, autismo y síndrome de Asperger o aparición de tics nerviosos. Cuanto más tarde se diagnostique y se instaure un tratamiento, más posibilidades existen de desarrollar trastornos comórbidos6. Más del 50% de los niños con TDAH presentan al menos un trastorno comórbido, y en la edad adulta esta asociación complica mucho el diagnóstico7. Los más frecuentes se encuentran detallados en la tabla 2.
Tratamiento
Aunque el tratamiento farmacológico del TDAH ha demostrado mayor eficacia por sí solo que la terapia psicosocial y educativa, actualmente se recomienda la combinación de ambas estrategias; es decir, debe realizarse un tratamiento multimodal en el que se involucre todo el entorno familiar, escolar y social del menor8-10. En casos de comorbilidad con trastorno negativista desafiante (TND), trastorno de conducta, ansiedad o depresión, las terapias psicológica y pedagógica están especialmente indicadas. El tratamiento psicológico y educativo deberá incluir varios aspectos fundamentales, como educación del menor, entrenamiento de los padres e intervención en el ámbito académico o escolar. El tratamiento farmacológico es necesario en más del 80% de los casos diagnosticados debidamente; no obstante, se aconseja que un especialista lleve a cabo un diseño personalizado de cada tratamiento para cada caso, en el que bien pueden compaginarse el tratamiento farmacológico con la terapia psicoeducativa. En la actualidad no se dispone de tratamiento curativo para el TDAH: los fármacos se limitan a aliviar los síntomas mientras se están utilizando. La farmacoterapia del TDAH comercializada en España se resume en la tabla 3. Clorhidrato de metilfenidato11 Ha sido hasta hace poco el único estimulante indicado para el tratamiento del TDAH disponible en España, y es el fármaco de primera elección para este trastorno desde su comercialización a finales de los años cincuenta. Su uso está aprobado para niños mayores de 6 años y adolescentes, y ha demostrado su eficacia en el 60-75% de los casos: reduce las manifestaciones clínicas de inquietud, inatención e impulsividad, aumenta la calidad de las relaciones sociales, disminuye la agresividad y mejora la obediencia. También ha demostrado la mejoría de la agresividad y del TND, así como del rendimiento académico y las actividades escolares. Su mecanismo de acción en el TDAH no está aún esclarecido. Al parecer, bloquea el transportador presináptico de la dopamina y la noradrenalina, impidiendo su recaptación a la neurona presináptica. Aumenta además la liberación de dopamina, incrementando así la concentración de ésta en el espacio presináptico neuronal y aumentando su biodisponibilidad. Actualmente se dispone en España de varias presentaciones de metilfenidato clasificadas según su forma de liberación y duración del efecto, lo que permite un ajuste individualizado de dosis para cada paciente con la finalidad de conseguir el beneficio terapéutico deseado con el mínimo de efectos no deseados. Son numerosas las reacciones adversas (RAM) del fármaco, siendo las más habituales la pérdida de apetito, el dolor de cabeza, el insomnio, el nerviosismo, las arritmias y algunos trastornos psiquiátricos, como agresividad, ansiedad, depresión e irritabilidad. Lisdexanfetamina12 Es el segundo fármaco estimulante del SNC que se comercializa en nuestro país (desde mediados de marzo de este año 2014, aunque ya se comercializaba en Estados Unidos y estaba aprobado por la Food and Drug Administration [FDA] desde 2007). Se trata de una forma de dextroanfetamina unida al aminoácido lisina que lo inactiva, convirtiéndose así en el profármaco, que se libera a su paso por el tubo digestivo. Se considera un psicoestimulante con escaso potencial de abuso, y mejora los síntomas de inatención, hiperactividad e impulsividad en el TDAH. Los efectos secundarios más habituales son: falta de apetito, cefalea, insomnio e irritabilidad, así como aumento del pulso y de la presión arterial. Atomoxetina13 Es el primer fármaco no estimulante utilizado en el tratamiento del TDAH en nuestro país desde de 2008. Ha demostrado una efectividad similar a los fármacos estimulantes en el TDAH. También puede considerarse como primera elección en aquellos pacientes con riesgo de abuso de sustancias en los que los estimulantes estarían contraindicados, ya que al no ser estimulante no provoca adicción. Su uso está aprobado para niños mayores de 6 años, adolescentes y adultos, y mejora no sólo los síntomas principales del TDAH, sino también las relaciones sociales y familiares, así como la autoestima. Se trata de un simpaticomimético de acción central sin propiedades estimulantes ni antidepresivas, con indicación en el tratamiento del TDAH. Aunque su mecanismo no está del todo establecido, atomoxetina ha demostrado ser es un inhibidor muy selectivo y potente del transportador presináptico de la noradrenalina. Activa los niveles de noradrenalina y dopamina en la corteza prefontral (efecto beneficioso en el TDAH), pero no así en las regiones corticales (núcleo accumbens y cuerpo estriado) relacionadas con el desarrollo de tics o de riesgo de abusos de sustancias. Aunque el efecto empieza a notarse a partir de unos 15 días tras su primera administración, su duración es mayor que la de los estimulantes, considerándose de unas 24 horas, lo que permite un mejor control de los síntomas durante la noche y las primeras horas de la mañana. Sus reacciones adversas más frecuentes son: falta de apetito, somnolencia, dolores gastrointestinales, náuseas y vómitos, así como trastornos psiquiátricos, tales como ideas de suicidio, aparición de manías, irritabilidad y cambios de humor. Farmacia comunitaria Como puede observarse por lo comentado hasta ahora, el TDAH es un trastorno complejo, no hay dos pacientes iguales y será necesaria la participación de varias personas en su tratamiento para conseguir una integración adecuada: paciente, médico, familia, profesores, psicólogos y pedagogos. Cuantos más profesionales conozcan este trastorno tan común y colaboren en su tratamiento, más fácil será conseguir el objetivo. Aunque la implicación de la farmacia comunitaria sería la base para otro artículo, no quisiera dejar de comentar la labor que desde la farmacia puede realizarse a favor de estos pacientes. Podemos aconsejar a aquellos padres desorientados que acuden a la farmacia comentando algunos síntomas que hacen que sus hijos no cumplan algunos objetivos de comportamiento o de estudios, y derivarlos a las asociaciones de pacientes específicas del trastorno, que son quienes mejor pueden derivar a los especialistas de la zona para un posible diagnóstico o para descartar este trastorno. Cuando atendemos a pacientes con TDAH que retiran su medicación cada mes, debemos considerarlos como pacientes crónicos y tener muy en cuenta los cambios de dosis o los cambios de fármacos. También deberemos preguntar por aquellos cambios de comportamiento que puedan darse desde la última dispensación, y aconsejar así acelerar la visita al especialista si lo consideramos oportuno. Asimismo, llevar un control de pulso, la presión arterial, la talla y el peso en la farmacia de manera mensual también es una tarea sencilla y extremadamente útil en estos pacientes, pues facilitará la labor del especialista para evaluar algunos efectos secundarios. Por supuesto, considerar este tratamiento como crónico en estos pacientes nos hará estar pendientes de posibles interacciones con otros medicamentos, que deberán ser valoradas periódicamente. Además, desde las oficinas de farmacia deberemos colaborar para evitar el mal uso o desvío de esta medicación estimulante14, algo que viene ocurriendo en algunos países en adolescentes y estudiantes, o el mal uso como anorexígeno15, que también se ha observado recientemente y que tanto daño podría provocar. El paciente con TDAH tiene un hándicap, como muchas otras personas en la vida, pero existen herramientas adecuadas para lograr su integración total en esta sociedad tan exigente. Con esfuerzo, una familia implicada y profesionales preparados, podemos lograr que alcancen sus sueños y objetivos como cualquier otra persona.

jueves, 24 de julio de 2014

Seis de cada cien niños sufre trastorno de déficit de atención e hiperactividad

Los síntomas de TDAH suelen provocar en los niños problemas tanto en el ámbito familiar como en el social y escolar SANDRA BAZ | SALAMANCA Seis de cada cien niños sufre trastorno de déficit de atención e hiperactividad Los niños canalizan su hiperactividad realizando juegos. Los niños canalizan su hiperactividad realizando juegos. / Word Los síntomas de TDAH suelen provocar en los niños problemas tanto en el ámbito familiar como en el social y escolar SANDRA BAZ | SALAMANCA La Asociación Salmantina de Niños Hiperactivos (ASANHI) es una asociación sin ánimo de lucro con el objetivo principal de informar y ayudar a todas aquellas personas afectadas por Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y a sus familiares, para disminuir los efectos negativos de los síntomas, mejorar su calidad de vida a largo plazo y promover su desarrollo e integración plena. En la actualidad contamos con 220 familias asociadas con niños en edad escolar. Qué es el TDAH El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad es un trastorno neurobiológico, crónico y de base genética, que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, y un 3-4% de la población adulta. Los síntomas nucleares son el déficit de atención (dificultades en la atención sostenida, planificación del tiempo y organización de tareas…); la hiperactividad (exceso de movimiento en situaciones que no lo requieren, habla continua y de forma atropellada…), la impulsividad (hacer las cosas sin pensar en las consecuencias, interrumpir a menudo juegos y/o conversaciones…), los cuales se tienen que presentar antes de los 12 años y en los diferentes ambientes donde se mueve la persona: personal, social, académico, laboral. En función de estos síntomas encontramos 3 subtipos: subtipo inatento, subtipo hiperactivo-impulsivo y Combinado (se dan los tres síntomas). ¿Qué cosas trabajamos con la población infanto-juvenil? Desde ASANHI trabajamos diferentes áreas para favorecer su desarrollo y el control de los síntomas. Realizamos dos programas dirigidos a la parte escolar con el fin de mejorar su rendimiento académico y evitar el fracaso escolar: Programa de Profesores de Apoyo para Primaria y Programa de Estudio Guiado para chicos y chicas de Secundaria y Bachillerato. Respecto a la parte personal y social, además de un taller de Habilidades Sociales encaminado a mejorar su autoestima, controlar su impulsividad y resolver problemas de manera eficaz, también realizamos talleres de ocio y tiempo libre, campamentos de verano, excursiones y fiestas de cumpleaños (actividad nueva y de un gran éxito) donde pueden poner en práctica todas esas habilidades adquiridas y sentirse aceptados dentro de un grupo de iguales. Otras actividades con las que continuaremos el próximo curso escolar son el Taller de Lecto-escritura, de ajedrez, charlas formativas para los padres y familiares, y una atención más individualizada a los adolescentes. Como novedad, pretendemos poner en marcha un programa de intervención dirigido a los afectados por TDAH en edad adulta tanto de forma individual como de forma grupal. Muchos de los que no han sido diagnosticados de pequeños o adolescentes presentan gran cantidad de problemas en varias áreas de su vida (problemas de pareja, cambios reiterados de trabajos, conductas de riesgo…).

miércoles, 23 de julio de 2014

Conexiones imperfectas en el cerebro podrían explicar el trastorno de déficit de atencio

Los científicos estudiaron las neuronas dopaminérgicas, que regulan el placer, la motivación, la recompensa y la cognición, y que han sido implicadas en el desarrollo del TDAH EL NACIONAL WEB Neurocientíficos de la Clínica Mayo en Jacksonville, Flórida, y en la Universidad de Aarhus en Dinamarca han arrojado luz sobre por qué las neuronas en el sistema de recompensa del cerebro pueden ser conectadas incorrectamente, lo que puede contribuir a problemas como el trastorno de déficit atencional con hiperactividad (TDAH). Los especialistas señalan que los hallazgos de su estudio, publicados en línea en la revista Neuron, pueden aumentar la comprensión de las causas subyacentes de TDAH, lo que podría facilitar el desarrollo de estrategias de tratamiento más individualizadas. Los científicos estudiaron las neuronas dopaminérgicas, que regulan el placer, la motivación, la recompensa y la cognición, y que han sido implicadas en el desarrollo del TDAH. Ellos descubrieron un sistema receptor que es crítico durante el desarrollo embrionario para la correcta conexión de la zona cerebral dopaminérgica. Pero también advirtieron que, después de la maduración del cerebro, un corte en el mismo receptor, SorCS2, produce un receptor de dos cadenas que induce la muerte celular después de dañar el sistema nervioso periférico. Los investigadores informan que el receptor SorCS2 funciona como un interruptor molecular entre efectos aparentemente opuestos en proBDNF. ProBDNF es un factor de crecimiento neuronal que ayuda a seleccionar a las células que son más beneficiosas para el sistema nervioso, mientras elimina aquellas que son menos favorables, con el fin de crear una red neuronal finamente sintonizada. En la investigación encontraron que algunas células, en ratones carentes de SorCS2, no responden a proBDNF y tienen contactos disfuncionales entre las neuronas dopaminérgicas. "Este defecto de conexión de las neuronas dopaminérgicas en ratones deriva en hiperactividad y déficits de atención", expresa el doctor Anders Nykjaer, M.D., Ph.D., investigador principal del estudio y neurocientífico de Clínica Mayo en Florida y en la Universidad de Aarhus en Dinamarca. "Diversos estudios han informado que pacientes con TDAH presentan comúnmente un defecto de conexión en esta área del cerebro, acompañado de función dopaminérgica alterada”, expresa. “Es posible que ahora tengamos una explicación de por qué los genes de riesgo de TDAH se han relacionado con la regulación del crecimiento neuronal". "SorCS2 es producido como una proteína de una sola cadena —una larga fila de aminoácidos — pero puede ser cortado en dos cadenas para realizar una función diferente”, aclara el Dr. Nykjaer. “Mientras que el receptor de una sola cadena es esencial para informar a la neurona que es hora de dejar de crecer, la forma de dos cadenas instruye a las células a que ayuden a las neuronas del sistema nervioso periférico en desarrollo a morir cuando deben hacerlo". Por desgracia, si se producen daños en un nervio del sistema nervioso periférico, estas células que envuelven y alimentan a las neuronas se mueren, lo que impide la regeneración eficiente, dice. "Nuestro hallazgo sugiere que podría ser posible desarrollar un tratamiento farmacológico para prevenir este corte mortal de SorCS2 y tratar la lesión nerviosa aguda", manifiesta el experto. Otros investigadores daneses y alemanes contribuyeron en la investigación. El estudio fue financiado por la Fundación Lundbeck y el Consejo Danés de Investigaciones Médicas.

jueves, 17 de julio de 2014

becas tdah 2014 en el BOE

Abierto el plazo de becas y ayudas para el alumnado con TDAH

La Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades ha convocado las ayudas para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, incluyendo al afectado por el TDAH, para el curso académico 2014-2015, que pueden solicitarse hasta el próximo 30 de septiembre. Publicadas el sábado 12 de julio en el Boletín Oficial del Estado (BOE), estas ayudas van dirigidas a alumnos afectados por el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad) que requieran, por un período de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta. También recoge esta convocatoria los subsidios por necesidades educativas especiales derivadas de discapacidad o trastorno grave de conducta para familias numerosas y otras para programas específicos complementarios a estudios reglados de enseñanza en niveles obligatorios y postobligatorios. Los destinatarios son los alumnos escolarizados en centros educativos españoles, que acrediten la necesidad específica de recibir apoyo educativo y reúnan los requisitos establecidos. Los requisitos generales son acreditar la necesidad específica de apoyo educativo, de acuerdo con lo requerido en las bases de la convocatoria para distintas situaciones y tipos de ayuda a conceder y económicos. La cuantía a conceder para estas ayudas tendrá distintos componentes, en función de los requisitos y circunstancias del solicitante. Plazo de presentación abierto hasta el martes, día 30 de septiembre de 2014

jueves, 3 de julio de 2014

¿Cómo tratar el déficit de atención?

ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Los niños, pero también los adultos sufren el déficit de atención, un trastorno que está en ascenso en nuestro país. Las primeras señales suelen aparecer antes de los siete años. Dificultades para mantenerse sentados en el aula, fácil desorganización, intervenciones desubicadas, no pueden centrarse en una conversación. A este conjunto de trastornos –que en muchos casos tienen origen genético–, los científicos los llaman Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH), aunque es más vulgarmente conocido como déficit de atención o ADD, por su sigla en inglés. Los médicos coinciden que, en los casos más severos (y sobre todo si corre riesgo la integridad física de los chicos), lo conveniente es un tratamiento con medicación. Sin embargo, las drogas utilizadas pueden tener efectos adversos (por ejemplo, generar adicción). Por eso, el tratamiento genera angustia entre los familiares de los chicos, muchos de los cuales denuncian un excesivo sobrediagnóstico, y la consecuente “sobremedicación”. Frente a este panorama, el psicólogo y periodista científico estadounidense Daniel Goleman –autor del exitoso bestseller “La inteligencia emocional”– propone un nuevo enfoque. Basado en un extenso trabajo de investigación, afirma que el déficit de atención puede tratarse con meditación y otras técnicas de trabajo cognitivo, a las que llama mindfulness. Goleman acaba de publicar un nuevo libro –”Focus”–, que es un exhaustivo ensayo acerca de la atención humana. De la investigación para este trabajo surge la idea de utilizar ejercicios metales en el tratamiento del déficit de atención. “Todas las decisiones que toman los chicos en su vida cotidiana –desde elegir el gusto del postre hasta si hacen los deberes o juegan a la Xbox– ponen a prueba una función mental llamada control cognitivo, que es la capacidad de concentrarse en una elección principal mientras se ignoran otros impulsos”, explica Goleman, en un reciente artículo publicado en The New York Times. Y agrega: “Una corriente de investigación creciente sugiere que fortalecer este músculo mental, con ejercicios o meditación, puede ayudar a chicos y a adultos a manejar el trastorno por déficit de atención.” Goleman afirma que los ejercicios mentales se pueden encarar de la misma forma que se encaran los físicos en un gimnasio El escritor cita un trabajo publicado en una revista científica, que demuestra que la mayoría de las personas con déficit de atención que obtuvieron efectos beneficiosos con la medicación, los perdieron hacia el tercer año, si no antes. “No hay beneficios a largo plazo en la medicación, pero el uso de mindfulness parece estar haciendo trabajar las mismas zonas del cerebro que muestran actividad reducida en el TDAH”, dice Goleman. Y suma los estudios de otros dos expertos: Stephen Hinsha, de la Universidad de Berkeley; y James Swanson, de Irvine. Hinshaw asegura que es el momento oportuno para explorar la eficacia de las intervenciones no medicamentosas. Swanson coincide: “Era escéptico hasta que vi los datos, y los hallazgos son promisorios ”, dijo. © Tucumán Noticias. -

sábado, 21 de junio de 2014

Son muchos los niños que diariamente son tratados de torpes,

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Son muchos los niños que diariamente son tratados de torpes, maleducados, inquietos e incluso de holgazanes, gamberros y algún que otro improperio más, proveniente tanto por parte de padres como por parte de profesores cuando sus pautas de comportamiento responden a una realidad difícil de calibrar como es el denominado Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Los padres de Daniel se sienten culpables por el maltrato que dieron a su hijo de doce años durante mucho tiempo. «Nos sacaba de quicio, no paraba ni un momento, todo lo tenía que tocar, todo lo tenía que probar, en todo se tenía que subir, todo lo quería, no atendía a razones...», llegó a comentar su madre, María del Pilar, añadiendo que en más de una ocasión hasta llegó a pegarle alguna nalgada o a darle algún que otro «jalón de pelo u oreja» para que le hiciese caso. Los arrestos no servían de nada para Daniel: «Si lo mandaba a pensar a una esquina se podía quedar allí durante horas mirando sencillamente la nada. Me llamaban del colegio a diario, los profesores ya no sabían que hacer para que prestase atención en clase o para que en un examen escribiese algo más que su nombre... y en casa era un auténtico tormento», explica Pili añadiendo que no podían dejar al pequeño solo para que comiese, se vistiese o preparase la mochila para el cole porque sencillamente, no lo hacía: «Era como si se olvidase instantáneamente de sus responsabilidades». No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista. El milagro para esta familia llegó cuando a Daniel, después de mucho andar de un lugar a otro buscando una solución, le detectaron que sufría el citado Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y actualmente está en tratamiento. Otro caso de circunstancias similares es el que atañe a Marisol y a Lucas. La vida les ha dado una sacudida con su hijo, Salvador. Los médicos le detectaron hiperactividad cuando el pequeño tenía 9 años pero desde que tenía 3 años se convirtió en una especie de huracán en las vidas de sus progenitores. Las ventanas de su casa, un octavo piso, tuvieron que ser selladas para evitar que se colgara de ellas. Su madre contaba las agonías que pasaba para darle de comer: «Con el plato de potaje en la mano corría por la casa detrás suyo, le acorralaba en las esquinas para darle una cucharada, se me escabullía y se iba a otra habitación...así casi una hora hasta que terminaba». En el colegio los profesores continuamente proferían quejas sobre Salva, «no paraba quieto, no atendía en clase, trepaba los muros, se encaramaba en las farolas del patio, tiraba sillas y mesas cuando se enfadaba...» y recomendaron a sus padres que visitaran a algún médico especialista, quien le diagnosticó y trató la hiperactividad sin resultado. Salva a los 11 años era demasiado inteligente pero también demasiado violento, protestón y continuamente insultaba, según relataba su madre destacando que el niño, poco después, comenzó a delinquir; a los 13 años fue internado en un centro de menores (CAI) en La Laguna. Actualmente se encuentra internado en el centro de medidas judiciales de Valle Tabares, después de haber destrozado prácticamente su casa, robado, insultado, pegado y amenazado de muerte a su familia. José Carlos Díaz es padre de una niña aquejada por esta alteración además de ser el presidente de Besay, la asociación de afectados por el TDAH de la isla de la Palma y opina que lo peor que le puede pasar a estas criaturas, si no se les detecta esta patología y no se les trata es que «nunca serán nada en la vida, fracasarán tanto a nivel social como profesional y serán rechazados toda la vida, ya de por si son rechazados, estén medicados o no...no los entienden ni en el entorno familiar ni en los colegios donde algunos profesores desconocen que esto existe, aunque cada vez son más los docentes que se implican». Sentimiento de culpabilidad Normalmente los tutores de un niño o niña con TDAH tienden a sentirse culpables y piensan que algo ha fallado en la educación que han dado a estos pequeños, nada más lejos de la realidad según señalan desde el gremio de psicólogos, quienes insisten que, en estos casos, los padres deben ser firmes y claros con los hijos, deben centrar la atención principalmente en lo positivo que realizan y reconocérselo además de, tener en cuenta que el nivel de tolerancia debe subir y bajar el nivel de perfeccionismo. Las personas perjudicadas por el TDAH suelen recibir una medicación con unos claros efectos secundarios entre los que destaca la labilidad emocional, que produce que los niños se muestren más sentimentales en ocasiones demasiado tristes, para pasar, sin motivo aparente y en cortos espacios de tiempo, a un estado más alegre y viceversa. Desde cierto sector de la familia del afectado y puntualmente, se critica que a los menores se les quiera controlar a base de medicamentos para «construir niños perfectos, domados y que aprueben todas las asignaturas», como así lo manifestó la madre de Daniel, Pili, o como complementó José Carlos Díaz, presidente de la asociación Besay, quien apuntó que «te critican porque los medicas y te dicen algunos que se lo dejes en su casa una semana que verás como ellos los ponen al hilo, como acaban con ese cuento...y no, no es así». Los niños necesitan un tratamiento tanto psiquiátrico como psicológico, necesitan aprender a autocontrolarse y seguir unas pautas, según prescriben los profesionales de la medicina y que matiza Díaz, recalcando que «si no es así, tienden a delinquir porque no asimilan donde están sus límites TERE COELLO / SANTA CRUZ DE TENERIFE

viernes, 20 de junio de 2014

Tratamiento para niños que padecen déficit de atención con hiperactividad

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Alrededor de 6.4 millones de niños, cuyas edades oscilan entre cuatro y 17 años, han sido diagnosticados con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y eso no es divertido, ya que dificulta que los chicos establezcan amistades y casi duplica su riesgo de sufrir lesiones físicas graves. Por eso la Academia de Pediatría de Estados Unidos ha establecido mejores normas para el tratamiento de este trastorno. Para los niños en edad prescolar, la academia advierte sobre los riesgos de prescribir medicamentos para el TDAH en primera instancia. La academia indica como primera línea de tratamiento la terapia conductual impartida por un maestro o padre del niño. Sólo cuando ese tratamiento fracasa y los problemas conductuales persisten es que se deben considerar los medicamentos, y sólo se debe utilizar el metilfenidato, que son fármacos como el Concerta y el Ritalin. Desafortunadamente, el 20 por ciento de los médicos usan los medicamentos como primera línea de tratamiento, no la terapia conductual. Además, un tercio de los especialistas que indican medicamentos a los niños en edad prescolar que padecen TDAH dicen que optan por un fármaco diferente del recomendado. Casi el 20 por ciento prescribe anfetaminas y el 19 por ciento se inclina por los medicamentos no estimulantes. Si a tu hijo en edad prescolar le diagnostican TDAH, busca un programa que proporcione entrenamiento para modificar la conducta de tu niño y la tuya. Si el médico quiere indicarle un medicamento a tu hijo desde el principio, es mejor que le digas que no y busques a un experto que sigan las normas de tratamiento recomendadas. El Dr. Mehmet Oz es anfitrión del espacio de televisión The Dr. Oz Show y el Dr. Mike Roizen es jefe de Bienestar y el presidente del Instituto de Bienestar de la Clínica Cleveland. Para vivir de forma más sana, sintoniza The Dr. Oz Show en TV o visita la página web www.sharecare.com. (c) 2014 Michael Roizen, M.D. y Mehmet Oz, M.D. Distribuido por King Features Syndicate, Inc

martes, 17 de junio de 2014

TDAH: conflictos entre hermanos

ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562 Fundación CADAH
La situación en casa puede ser más complicada si hay un niño con TDAH. Los conflictos que se pueden generar afectan directamente a sus hermanos y/o hermanas. Invasión de su espacio, acaparamiento de la atención de los padres, peleas, etc. pueden ser frecuentes. Antes de plantear soluciones ante las constantes discusiones entre hermanos, debemos tener claro que hasta cierto punto estas riñas son normales y forman parte de la vida cotidiana de cualquier familia. Estas confrontaciones se presentan desde los primeros años de edad y durante la adolescencia, y son mucho más frecuentes cuando la diferencia de edad entre los hijos es muy poca. Causas Para entender el porqué es necesario enfocarnos en las causas, que pueden ir desde la personalidad de cada uno, la edad por la que están pasando en ese momento e incluso por la forma en como los padres afrontan dichas peleas. El que los niños se enfrenten constantemente es debido también a que existe una rivalidad innata al querer establecer un dominio sobre el otro, y además por el afán de llamar la atención de los padres y disputar el cariño de ellos. Los niños son muy egocéntricos, quieren ser el centro de interés de las personas y tener posesión de todo, entonces cuando tienen un hermano inevitablemente se presentan las disputas por los espacios, los objetos personales y la atención de los padres. Además de todo esto, hay ciertos aspectos relacionados con el TDAH, que propician otra clase de causas para estos enfrentamientos: ENVIDIA: El niño con TDAH tiene envidia de las oportunidades y los éxitos en el colegio conseguidos por sus hermanos. De igual manera, los hermanos pueden tener envidia de la libertad que tiene el niño con TDAH y de la atención adicional que le prestan los padres. RESENTIMIENTO: Los hermanos pueden estar resentidos porque al niño con TDAH se le trata de forma diferente y porque sus padres tienen poco tiempo para ellos. De igual manera, el niño con TDAH puede estar resentido con sus hermanos porque les permiten hacer cosas que él no puede hacer. BAJA AUTOESTIMA: El niño con TDAH puede tener una baja autoestima, sobre todo en comparación con sus hermanos/as. También los hermanos pueden tener la autoestima baja si experimentan el estigma asociado a la enfermedad de su hermano. IRA: Las diferencias, ya sean reales o percibidas por el niño con TDAH en comparación con sus hermanos/as, pueden provocar ataques de ira que a veces son muy perturbadores. También el comportamiento del niño con TDAH puede llevar a enfrentamientos de los hermanos. INTENTO DE LLAMAR LA ATENCIÓN: Los hermanos ven la atención que se presta al niño con TDAH, por lo que pueden imitar sus comportamientos para obtener tiempo y atención de sus padres. ¿Qué hacer? La rivalidad entre hermanos es una realidad diaria para los padres en general, que se acentúa para aquellos que tienen un hijo con TDAH. Por lo que es necesario tener en cuenta ciertas recomendaciones para evitar situaciones difíciles y que puedan generar conflictos graves: Debemos establecer reglas de disciplinas muy claras y equitativas para todos los miembros de la familia, tratando al niño según sus capacidades. Hay que ser justos con cada niño, con independencia de sus necesidades adicionales. Los padres deben explicarles las consecuencias de las peleas y las agresiones. No tomar partido hacia ninguno. No se trata de buscar culpables, para pelear se necesitan dos y por lo tanto la llamada de atención será todos los implicados. Evitar los castigos físicos porque eso reforzaría la idea de que la violencia es la solución de los problemas. Esperar a que la situación se tranquilice para hablar con cada uno de los implicados al respecto y reconocer sus sentimientos. Tener paciencia y hablar con calma al solucionar el conflicto. No debemos olvidar que somos el ejemplo, por lo tanto no debemos mostrar una conducta violenta. Tener en cuenta que la relación de pareja influye directamente en el comportamiento entre hermanos. Los niños aprenden por imitación, si la relación paterna es agresiva no podemos pedirle a nuestros hijos calma y respeto. Evitar comparaciones, favoritismo y la falta de atención a los hijos; solo sirve para agrandar más la rivalidad entre hermanos y afectar su autoestima. Pasar un tiempo con cada hijo a solas. Hay que pasar tiempo con cada niño a solas de manera regular, ya que así se evita el resentimiento. Elogiar las actitudes positiva. Esto logrará que esas buenas conductas se repitan con más frecuencia. Si las peleas se vuelven recurrentes e intensas y la situación se escapa fuera de control, es aconsejable buscar ayuda profesional.

domingo, 15 de junio de 2014

¿Cómo saber si debes llevar a tu hijo al psicólo

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Atualmente muchos padres se rigen por la idea acertada de “todo problema tiene solución” pero hay que buscarla en el lugar y con el especialista adecuado. Hasta ahora la visita al pediatra estaba justificada, pero muchos de los problemas que presentan niños y adolescentes en la sociedad de hoy, no son de origen físico, teniendo que ser derivados al psicólogo, y a veces al psiquiatra, quien dispone de la formación adecuada para abordar trastornos, así como problemas de carácter emocional que no se curan sólo con pastillas. 1. ¿He observado que mi hijo sufre algún retraso en comparación con otros niños de su edad? Si observas que tu hijo no ha aprendido a hablar después de los dos años, si le cuesta ponerse a jugar con otros niños cuando todos están integrados o si no adquiere los conocimientos en el colegio, teniendo dificultades para alcanzar los objetivos ya desde Primaria, entonces es conveniente que un especialista realice una evaluación exhaustiva para buscar la mejor solución en el menor tiempo posible. Muchos de estos problemas tienen remedio si se trabajan de la forma adecuada, pero si nos demoramos en el tiempo pensando que es una cuestión de madurez y que ya pasará, entonces estaremos agravando el problema. 2. ¿Se ha producido algún cambio en el entorno más cercano (separación de los padres, cambio de colegio o de residencia, nacimiento de un hermanito…) y desde entonces mi hijo ha variado su actitud? En algunas ocasiones tu hijo madura a un ritmo normal pero de la noche a la mañana te percatas de que su actitud ha cambiado sin razón aparente. Sin embargo, a lo largo de nuestras vidas se suceden acontecimientos que creemos son irrelevantes para los menores de la casa y en cambio, lejos de nuestra percepción, les está afectando a nivel emocional. Puede que unas veces se muestren agresivos, con conductas disruptivas que ayudan a descargar su estrés emocional y otras, acumulan esa carga y se manifiesta en forma de tristeza, de silencio o de malos resultados académicos por falta de atención. Si es el caso, es buen momento para consultar con el especialista. 3. ¿Mi hijo no para quieto un momento o se muestra distraído con frecuencia, olvida los libros y los deberes y le está afectando en casa, en el colegio o con sus amigos? Los niños por naturaleza son inquietos, de vez en cuando pierden objetos o rompen cosas y otras veces se olvidan de apuntar los deberes en la agenda. Pero si tu hijo no cumple con el “de vez en cuando” y se convierte en una rutina, entonces es conveniente que le hagan una evaluación psicológica donde se determine si padece un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, TDAH. Si el diagnóstico fuera positivo, tu hijo estaría en las mejores manos para comenzar con un tratamiento adecuado, generalmente multidisciplinar, para mejorar en las áreas más deficitarias, como la capacidad de atención, y adquirir las herramientas necesarias para minimizar el problema. Si quieres más información sobre este tema, consulta “7 señales de alerta para ‘saber’ si tu hijo es hiperactivo”, 4. ¿Mi hijo tiene miedo a una cosa en concreto o a muchas en general que le incapacitan para llevar una vida normal? Si tu hijo tiene miedo a los perros e ir por la calle es motivo de sufrimiento ante la posibilidad de cruzarse con alguno, o bien si tu hijo tiene miedo a los perros, a la oscuridad, a los exámenes, etc. y todo esto está haciendo que somatice (transforme los problemas psíquicos en síntomas orgánicos involuntariamente), que evite muchas situaciones, o que no quiera despegarse de ti, entonces es buen momento para acudir al psicólogo. Éste, a través de terapia cognitivo-conductual, consistente en la identificación de los pensamientos irracionales y la puesta en marcha de nuevas habilidades para hacer frente a las diferentes situaciones, conseguirá solventar esos problemas que generan sufrimiento y ansiedad en el pequeño. 5. ¿Está mi hijo de malhumor a menudo en casa, trata de llamar la atención, se enfada cuando hacemos caso a su hermano y continuamente se está comparando con él? Puede ser que tu hijo tenga celos hacia su hermano, la cuestión es si entran dentro de la normalidad. Si su actitud se mantiene en el tiempo, está interfiriendo en la dinámica familiar, se vuelve difícil la convivencia y tu hijo está sufriendo, es posible que hayáis entrado en un bucle del que se vuelve complicado salir sin la ayuda de alguien experto. Si acudes al psicólogo, ten en cuenta que el problema se ha mantenido por la forma de abordarlo entre todos. Es por este motivo que el especialista tendrá que trabajar también con los padres mediante pautas, lo que no significa buscar culpables sino encontrar la mejor solución. 6. ¿Mi hijo ha sufrido algún accidente, ha presenciado alguna situación conflictiva grave o ha perdido a un ser querido muy cercano? En ocasiones los niños sufren accidentes, observan situaciones que pueden herir su sensibilidad o pierden a algún familiar importante, y, aparentemente, no quedan secuelas de estas vivencias. Sin embargo, si tu hijo ha pasado por una situación parecida, es conveniente que acuda a un psicólogo para que evalúe la posible repercusión. Hay niños que tras una vivencia impactante actúan como si nada hubiera pasado, portando tranquilidad a los padres, pero esta actitud puede deberse a un estado de shock. Es importante estar alerta y observar si tu hijo sufre cambios en su actitud y en su estado de ánimo, tanto si se muestra agresivo como si aparece hermético, sin interés por hablar del tema. 7. ¿Mi hijo tiene dificultades para hacer amigos y a menudo está solo en el recreo? Si tu hijo es un niño tímido en el contacto con sus iguales, pasa solo el tiempo de ocio en el colegio, e incluso, sus compañeros se meten con él a pesar de que en casa es un niño diferente, entonces conviene que le lleves a un psicólogo, quien le ayudará en la mejora de la autoestima, en la adquisición de buenas herramientas para comunicarse con sus compañeros y en el desarrollo de la capacidad de empatía (ponerse en el lugar del otro). Es también apropiado que consideres apuntarle a alguna actividad extraescolar que le guste, donde pueda interaccionar con otros niños con los que pueda encajar. Existen también talleres de habilidades sociales que le permitirán adquirir la teoría mediante la práctica con otros chicos en situaciones parecidas.

viernes, 13 de junio de 2014

6 consejos para padres: pasar un mejor verano con niños con TDAH

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
6 consejos para padres: pasar un mejor verano con niños con TDAH Las vacaciones de verano suponen un momento de descanso para la familia, pero en niños con TDAH estos cambios de rutina y hábitos pueden condicionar un momento de especial dificultad en el manejo de estos niños. Los cambios en los horarios y rutinas pueden provocar un empeoramiento de los síntomas, principalmente los relacionados con la hiperactividad y la impulsividad en los niños con TDAH. Para poder mitigar estos efectos esperables los padres pueden seguir los siguientes consejos: Horarios Intentar organizar un horario estructurado, manteniendo las rutinas y horarios en la medida de las posibilidades de cada familia. Organizar las actividades diarias en función de las necesidades del niño. Por ejemplo en niños con dificultades en el aprendizaje escolar realizar las tareas de refuerzo escolar por la mañana y las actividades lúdicas por la tarde. Continuidad Continuar con alguna actividad que se ha realizado durante el resto del año y que sea del agrado del niño (por ejemplo: mantener clases de tenis, practicar su deporte favorito, etc…) para favorecer que haya una continuidad y mantener una vía de descarga de su necesidad de actividad física. Juegos Utilizar el juego como una forma más de aprendizaje ya que con el juego trabajamos la atención, la memoria, la aceptación de normas, el autocontrol, la psicomotricidad y el desarrollo de habilidades sociales. Jugar con el niño afianzará sus aprendizajes y potenciará los lazos afectivos entre padres e hijos. Lectura Potenciar el gusto por la lectura ofreciendo la posibilidad de leer libros que sean de su interés, que incluyan manualidades y/o juegos. Leer con el niño cuando es pequeño potenciará que en su etapa adulta asocie la lectura a momentos entrañables con sus padres y tenga una actitud positiva ante los libros. Tiempo en familia Aprovechar el tiempo libre del que disponemos para buscar momentos agradables con el niño, momentos de reflexión, potenciar su autoestima, recordarle los esfuerzos que está realizando y lo que se le valora por ello, acentuar nuestra atención sobre sus aspectos positivos. Viajes Si vamos a realizar algún viaje deberemos adecuar los horarios a la rutina del niño. Podemos convertir visitas culturales en una aventura si por ejemplo realizamos una yincana y buscamos secretos o tesoros por la ciudad mientras realizamos su recorrido cultural. Por lo tanto, es importante aceptar que es posible que el niño esté más alterado por los cambios en la rutina habitual del resto del año. Mantener la calma y no considerarlo como un empeoramiento en sus síntomas sino como una situación esperable y pasajera. En general, adecuar nuestros horarios a las necesidades del niño y disfrutar de los momentos agradables en familia, estableciendo unas expectativas realistas de nuestras vacaciones, hará que nos sintamos más a gusto y aprovechemos este tiempo de descanso y convivencia con nuestros hijos.

miércoles, 11 de junio de 2014

Uso imprescindible de la agenda para los alumnos con TDAH

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
El desarrollo de la autonomía personal es un aspecto clave y prioritario en el proceso de educación de cualquier niño, aspecto que vemos mermado en los alumnos con TDAH respecto a su grupo de referencia. Si consideremos autónomo a aquel que acorde a su edad realiza actividades/ tareas, etc. esperables definiremos a un niño no autónomo a aquel que necesita de supervisión y ayuda en la realización de las mismas tareas. Algunas de las dificultades más relevantes del alumno con TDAH son las de organización y planificación, lo que guarda relación con su autonomía y con el desarrollo de la misma. Como hemos dicho, las dificultades de organización y planificación son algo característico y habitual en los afectados con TDAH, que afecta escolarmente a diferentes niveles. TDAH USO IMPRESCINDIBLE AGENDA Si tenemos un ambiente estructurado, organizado, con rutinas estables y establecidas, conseguiremos hacer saber al alumno qué es lo que tiene que hacer en cada momento, lo que le hará estar más seguro y por lo tanto mejorará su organización. Es imprescindible que recordemos, avancemos y repitamos las tareas que se vayan aproximando en el tiempo. Exámenes, trabajos, excursiones, etc. todo aquello que sea relevante para el alumno es importante que lo vayamos recordando para asegurarnos de que no se olvide. Es habitual que pierda u olvide material necesario para el desarrollo normal de la clase. Esto tiene mucho que ver, como los puntos comentados anteriormente, con el uso de la agenda. Con el niño se puede llevar a cabo un entrenamiento en autoinstrucciones. Por ejemplo, estas puede llevarlas en la agenda, y le serán de guía y ayuda para, por ejemplo, recoger y preparar todo el material necesario. De igual manera, nos apoyaremos en el uso de la agenda, para asegurarnos de que el niño ha apuntado, como decíamos, todos los hechos futuros relevantes: excursiones, material adicional que deba llevar al colegio, entregas de trabajos, exámenes, etc. Pero claro, no debemos confiar en que el niño lo haga de su mano mayor, sino que debemos ayudarle, comenzar explicándole cómo debe hacerlo y por qué es necesario que lo haga. Con esto trabajaremos sobre la comprensión, de manera que asimile que es algo bueno y positivo ara él. Cuando se dicten las tareas para el día próximo, podríamos apoyarnos en el uso de la pizarra, anotándolas también en ella, de manera que sirva como apoyo visual para el niño, ya que si solamente las dictamos, es muy probable que el afectado por TDAH no recoja toda la información, no apuntando todas las tareas y no realizando parte de ella. También acostumbra a funcionar muy bien la figura del `responsable` de los deberes. Este puede encargarse de anotar en la pizarra, o en cualquier lugar destinado a ello, las tareas que diga el profesor, los trabajos y exámenes en un mural habilitado para ello, de forma que todos los alumnos puedan acceder a consultarlo cuando quiera, etc.

viernes, 30 de mayo de 2014

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562

NO ASUMIR EL TDAH A TIEMPO PUEDE PASAR FACTURA

ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Muchos son los casos de niños con TDAH o TDA, que a través de recomendaciones o alertas de los colegios, o bien por decisión de los padres al ver “que algo no va bien”, deciden acudir a sus médicos o profesionales para encontrar respuestas. Algunos profesionales, quizás por desconocimiento, pueden negar dicha patología a los que acuden en su ayuda; otras veces son los propios padres los que, a pesar de un informe o diagnóstico, se muestran reacios a asumir el nombre de esta conocida necesidad educativa especial como es el TDAH, que tienen sus hijos. Esto es algo muy común en los casos de TDAH actualmente. Por desgracia, esto sólo sirve para relentizar las posibles soluciones a dicho trastorno y empeorar comportamientos y comorbilidades que están relacionados con el TDAH; ya que con un diagnóstico temprano la patología puede sufrir un cambio muy positivo junto con sus terapias necesarias, y conseguir la máxima autonomía personal lo antes posible. De otra manera el trastorno irá agudizándose y haciéndose cada vez más fuerte, siendo cada vez más difícil una terapia o una mejora personal, debido a que con los años el cerebro se vuelve cada vez menos receptivo y educable. Personas con TDAH que han tenido una buena terapia educativa y emocional adquieren una mejor calidad de vida ya que son capaces de controlar mejor sus impulsos y emociones, aprenden a estructurar mejor su tiempo y trabajo y centrarse en lo que es más importante en cada momento, siendo cada vez menos susceptibles y prestando atención en la medida que le es necesaria en cada situación y momento. Así también, encuentran su “yo” válido, relajado y capaz; favorecen su autonomía y son más capaces de tomar decisiones positivas sin ayuda, consiguiendo así tranquilidad y felicidad en sus vidas, y dando sentido al espacio, algunas veces confuso y ambiguo, en el que antes y ahora conviven. Sin ttulo 2De lo contrario, estas mismas personas sin una terapia o diagnóstico a medida, pueden convivir en un mundo para ellos caótico, sin sentido, negativo, contrario… a veces tomando decisiones que no querían, desesperándose o incluso llegando a hacer locuras. Una vida llena de impulsos, falsas ideas y negativismo que viene dado por su baja autoestima y su necesidad de estar siempre a la defensiva; de no saber atender en cada momento a los estímulos para ellos, a veces difusos, que son acompañados de llamadas de atención y malas relaciones. En ambos casos, es muy importante el papel incodicional de los seres más allegados, que son los que hacen que todo lo que hay a su alrededor cobre sentido, se sientan apoyados y queridos. Autor: Elena Camacho Crespo, Licenciada en Pedagogía y técnico colaborador de Tda-h Málaga

sábado, 24 de mayo de 2014

MEJORAR LA MOTIVACIÓN EN NIÑOS CON TDAH

ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Hace poco publicábamos una entrada acerca de la motivación que presentaban los niños con TDAH ante los estudios. Cómo comentamos, estos niños están acostumbrados a tener que realizar un esfuerzo mayor que el resto de sus compañeros para afrontar estas demandas escolares lo que provoca, en muchas ocasiones, que aparezcan en ellos sentimientos de inferioridad. ¿Por qué yo necesito más tiempo que mis compañeros? ¿Acaso soy más tonto? Esto tiende a ocurrir en edades en las que su nivel de madurez es bajo y carecen de una capacidad cognitiva para entender las dificultades que conlleva el trastorno sin que ello signifique que tengan menos capacidades intelectuales que los demás. Esta situación puede provocar un descenso en la autoestima y, sobre todo, en la motivación del niño lo que conllevará a su vez, un descenso en el rendimiento, obteniendo unas notas más bajas y reforzando su idea de que no son capaces de rendir. De esta manera nos encontramos en un círculo vicioso del que puede ser complicado salir. ¿TAN IMPORTANTE ES LA MOTIVACIÓN EN NIÑOS/AS CON TDAH? Nosotros consideramos, que los factores motivacionales y de refuerzo son claves a la hora de que los niños con TDAH decidan tomar uno u otro camino. Todas las personas necesitamos sentirnos valorados, y como mejor experimentamos este sentimiento es con las cosas que se nos da bien hacer. Ellos no se consideran especialmente buenos para los estudios y esto, junto con diversas prácticas en los centros educativos, hace que experimenten un rechazo total hacía el ámbito escolar. Esto puede provocar que dejen de esforzarse y que muestren una resistencia excesiva ante la realización de las tareas escolares lo que desemboca en “guerras” con los padres para que las haga, debilitando la relación entre ambos. Peor aún, algunos buscan otras alternativas y encuentran gran refuerzo en la agresividad o alteración del transcurso normal (por ejemplo de la clase). Ellos sienten que esa conducta está siendo reforzada (muchas veces la risa es un refuerzo clave) y tratan de aumentar su frecuencia. Por otro lado, son alumnos que han experimentado en alguna ocasión rechazo o burla por parte de los compañeros, por lo que el hecho de mostrar comportamientos agresivos reduce en su totalidad esta burla, a la vez que adquieren un respeto que no han podido lograr por sus meritos. Y detrás de estas conductas hostiles, nos encontramos a un niño con grandes capacidades pero con una autoestima muy baja que le ha llevado a aprender erróneamente que para encontrar el respeto y aceptación de sus iguales debe llevar a cabo conductas disruptivas. Por ello, es clave descubrir el inicio del problema para poder actuar sobre él cuanto antes y comenzar a reforzar positivamente las buenas conductas, valorando sus capacidades intelectuales y su esfuerzo y castigando aquellas conductas que sean inapropiadas. ¿QUÉ PODEMOS HACER SI NUESTRO HIJO MUESTRA UNA RESISTENCIA ANTE LOS ESTUDIOS? Lo primero que debemos entender es que seguramente esa resistencia pueda ser debido a una baja motivación fruto de una serie de experiencias negativas relacionadas con los estudios. Como hemos comentado en varias entradas anteriores, en muchas ocasiones nos encontramos a chicos y chicas que se han esforzado por conseguir los objetivos pero que ante una falta de técnicas eficaces, ese estudio no ha sido todo lo eficaz que debería no habiendo optimizado el tiempo y cosechando resultados negativos lo que les invitan a tirar la toalla. Deben entender que no han estado estudiando con las técnicas más efectivas para ellos. Aprender a secuenciar la información, a elaborar por escrito para mejorar la comprensión e interiorización de los contenidos se antoja necesario para ellos. Evidentemente, esto conlleva un trabajo extra que al principio no les resulta gratificante pero que cuando comienzan a obtener las notas acordes a su esfuerzo y dedicación, este hábito se ve reforzado, comprendiendo que resultado beneficioso para ellos. Por otro lado, resulta fundamental reforzar el esfuerzo, tan necesario para mantener su motivación. A veces nos centramos tanto en las notas objetivas que olvidamos la entrega y la dedicación que ponen para conseguirlo. La mayor parte de los niños, sobre todo en edades de Primaria, agradecen más el reconocimiento personal y el refuerzo social de un “muy bien hecho”, “buen trabajo, sigue así”, etc. que la propia nota a la que somos los propios adultos los que le otorgamos un mayor valor. Esta parte es importante no solo a tener en cuenta por el padre o la madre sino también por parte del profesorado.

jueves, 22 de mayo de 2014

Proyecto Cabildo 2014 "Nos Mueve el TDAH"

Asociación Besay de TDAH La Palma Tlf 922486562
ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay "Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad" Avenida Venezuela, Nº 1. El Paso. C.P. 38750 Prov. Santa Cruz de Tenerife CANARIAS tdahbesay@hotmail.com 922486562 Proyecto Cabildo 2014 "Nos Mueve El Tdah

domingo, 18 de mayo de 2014

Las normas en la vida de los niño/as con TDAH

Isla de La Palma Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ @ sy Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562
Sin normas nuestras vidas serían un caos, son fundamentales e imprescindibles aunque tengan un cariz negativo. Según la Real Academia de la lengua la definición de norma es: Regla que se debe seguir o a la que se deben ajustar las conductas, tareas, actividades Las normas pueden ser impuestas desde fuera, pueden ser propias o por acuerdo entre todas las partes. Generalmente, los niños no suelen participar en la creación de las normas; están impuestas desde el exterior, por padres, profesores? Hay que intentar darles más razones sobre porque tienen que hacer las cosas. No solamente hay que decirles que es por su bien, a ellos esto no les sirve. Las normas están siempre presentes en sus vidas: en el colegio, en casa, Incluso hasta en su tiempo libre, los niños tienen que acatar unas normas. Tienen muchas e impuestas. Los adultos queremos que el niño las cumpla y no importa que esté de acuerdo o no. Es decir, cuando se pone una norma no se tienen en cuenta a los niños, que son los que se van a encargar de ejecutarla. Además, siempre hay "alguien" que tiene la función de exigir que se cumplan. Ellos saben que si no cumplen las normas, la consecuencia será algún tipo de sanción; por ejemplo, un grito, un castigo... Tanto la norma como la sanción muchas veces dependen del estado de ánimo de las personas que las crean. Por ejemplo, un día se les puede echar una gran bronca porque no han recogido su cuarto; sin embargo, otro día, si se esta de mejor humor, no se les dice nada. Esto originará confusión en los niños. TDAH NORMAS NIÑOS Los niños con TDAH tienen mayor dificultad en cumplir las normas en comparación con los otros niños. Tienen dificultad para escucharlas, ya que les cuesta prestar atención cuando se les habla. También, tienen problemas en recordarlas, debido al peor funcionamiento de sus funciones ejecutivas y facilidad para incumplirlas debido a su impulsividad, su déficit atención y a la poca reflexividad. Les falta capacidad para identificar las normas importantes al no saber identificar bien las consecuencias de cumplir o no esa norma. Por ejemplo, respecto a las normas de tráfico, todos sabemos que es más importante respetar un semáforo que un paso de cebra. Sin embargo, los niños con TDAH pueden no tenerlo tan claro. Les cuesta más cumplir las normas si las consecuencias no son inmediatas. Por tanto, es mejor prometerles un detalle si aprueban un examen que no un gran regalo si aprueban todo el curso. COMO ACTUAR ANTE LAS NORMAS 1º Observar las que ya tenemos: Si las normas que ya tenemos nos funcionan bien, no hará falta hacer ninguna modificación, se mantendrán como están. Si, por el contrario, no funcionan bien, habrá que introducir cambios. Por ejemplo, nosotros queremos que nuestro hijo recoja toda la habitación; pero pocas veces conseguimos que recoja el cuarto entero. Quizás, el problema es que esta norma está poco definida y "la habitación" supone muchas cosas al mismo tiempo, por lo que sería mejor que comenzáramos pidiéndole que guarde sólo los zapatos. Cuando esta conducta ya sea un hábito para él, le diremos además que recoja la ropa que esta tirada, luego que haga la cama. 2º Tener en cuenta: Es importante tener claro que ningún niño hace todo mal. A la hora de poner las normas, se tendrá en cuenta lo que hace bien y le guste más. Si le horroriza hacer la cama, pero le encanta estar en el jardín; le proclamaremos encargado del mismo. Si se le refuerza cuando haga bien su obligación, él verá que el resto de la familia está mejor y él se sentirá mejor consigo mismo. Entonces, las siguientes responsabilidades serán más fáciles de adjudicar. Se necesita tiempo, constancia y tener claro conceptos como que la conducta humana depende de las consecuencias que se vayan considerando que puedan ocurrir, así como de la creencia que se tenga de dichas consecuencias. Debemos intentar hacerles ver que el cumplir una determinada norma les va a originar algo positivo. Por ejemplo, si cumplen algún encargo, la consecuencia será jugar. Es decir, intentaremos utilizar términos positivos en vez de los negativos. Funcionará mejor decirle: "si recoges el escritorio, luego jugamos" que "Si no lo recoge, no jugamos". Los padres deciden la norma pero funciona mejor si el niño siente que le damos a elegir. Por ejemplo, se le podrá preguntar: "¿Qué prefieres hacer: poner la mesa antes de cenar o recogerla después?". Por último, es muy importante tener en cuenta que los padres actúan como modelos de sus hijos. Por ello, los padres tendrán que cumplir también con sus obligaciones y dar ejemplo de cumplimiento de normas, incluidas las de tráfico.

sábado, 17 de mayo de 2014

Reclaman un enfoque amplio del TDAH para mejorar la calidad de vida

os familiares de niños y adolescentes diagnosticados de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) reclaman un enfoque amplio de esta enfermedad, que permita el trabajo en red de docentes, médicos, policías y juristas, entre otros, para que sus hijos puedan mejorar su calidad de vida. Así lo han expresado en una entrevista a EFE la presidenta de la Federación Catalana de Asociaciones de TDAH Cataluña, Begoña Pugés, y la vicepresidenta de la Asociación de TDAH Cataluña, Maria Pilar Vilaseca, que han reivindicado "ir más allá" del simple reconocimiento de esta enfermedad y apuestan por realizar acciones que mejoren la calidad de vida de los afectados. Pugés y Vilaseca participan desde hoy y hasta el próximo viernes en Barcelona en el quinto Congreso Nacional de TDAH, en el que participan más de 600 personas, entre expertos y familiares de toda España. Por primera vez, este encuentro, que se organiza cada dos años en una ciudad diferente de España, incluye un "Congreso júnior", en el que niños y adolescentes con TDAH podrán participar en talleres en el ámbito del mismo congreso 'de mayores' y en actividades que se realizarán en la ciudad de Barcelona, fuera del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona.

miércoles, 14 de mayo de 2014

TDAH: trastorno invisible, delincuente seguro

ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay "Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad" Avenida Venezuela, Nº 1. El Paso. C.P. 38750 Prov. Santa Cruz de Tenerife CANARIAS tdahbesay@hotmail.com 922486562 Las personas que padecen TDAH también son víctimas de bullying; las agresiones no vienen solo de los estudiantes, sino que también los profesores suelen agredir a los alumnos con este problema. La mayoría de los padres sueñan con que sus hijos sean unos exitosos empresarios, deportistas famosos o simplemente que salgan triunfantes en cada proyecto que se propongan; tratan de tenerlos en las mejores escuelas, darles la mejor educación y muchas veces, depositan sus propios sueños en ellos. Sin embargo, el futuro de las personas dependen de muchos factores, algunos tratables y otros simplemente inevitables. Me atrevo a decir que un factor importante que puede llegar a influir en el futuro de un niño o de un joven es el padecimiento de trastornos o enfermedades no detectadas. A continuación, hablaremos de una seria enfermedad a la que no se le está dando la atención debida y que día con día, sigue aumentando la cifra de problemas causados por personas que padecen esta enfermedad y de injusticias realizadas a las mismas. El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico que se da por la falta de una sustancia llamada dopamina; la mayoría de sus funciones se desarrollan en el cerebro, manejando actividades importantes que van ligadas al comportamiento, actividad motora, al humor, aspectos de la atención y al aprendizaje. Este trastorno es de carácter crónico, evolutivo y de probable trasmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en un 60%. Este trastorno es más frecuente de lo que muchas personas creen y de ahí se desprende el problema; muchas personas ni siquiera saben que el TDAH existe, siendo muy alta la posibilidad de que convivan con alguien que padezca esta enfermedad y que no está llevando el proceso adecuado para su problema. El TDAH es uno de los causantes principales del fracaso y violencia escolar, bullying, del abuso de sustancias nocivas e incluso de la delincuencia. Los niños con TDAH actúan sin pensar, son hiperactivos y tienen problemas de concentración. Se les dificulta completar las tareas, ya que les cuesta estarse quietos, prestar atención y atender a los detalles, junto con la falta de control de impulsos. Muchas veces se piensa que los adolescentes violentos o con bajo rendimiento escolar, están pasando por una etapa normal de la edad donde se involucra la inquietud y la rebeldía. Sin embargo, la mayoría de estos jóvenes padecen TDAH y no son tratados. Existen muchos mitos acerca de este trastorno: muchos dicen que no existe y que es solo un invento de la psiquiatría norteamericana para etiquetar niños difíciles, otros dicen que sí existe pero que es un problema que desaparece con la edad, que si un niño no es hiperactivo no puede tener TDAH o que solo los varones lo padecen, y el mito más popular, es que todo se debe a la mala educación que reciben de los padres. Todas son falsas creencias, el trastorno es una realidad y el no detectarlo trae consigo una serie de problemas que afecta tanto al que lo padece, como a la familia de la víctima e incluso puede traer daño a terceros. Probablemente, si las personas con este trastorno fueran detectados a una temprana edad, se evitarían problemas de violencia escolar y de deserción de estudios, ya que en un estudio realizado por estudiantes de la universidad Oviedo, España, se afirma que la hiperactividad-impulsividad se correlaciona con la violencia física directa y amenazas contra estudiantes. Las personas que padecen TDAH también son víctimas de bullying; las agresiones no vienen solo de los estudiantes, sino que también los profesores suelen agredir a los alumnos con este problema. Esto trae como consecuencia la expulsión total de la institución sin un previo análisis de las causas del comportamiento del estudiante, dejando ver la falta de preparación para tratar a niños y jóvenes con este problema o simplemente los jóvenes dejan la escuela tras la frustración de no saber como depositar todo su energía de una manera positiva. Según un estudio realizado a los jóvenes del tribual de Puerto Rico, la mayoría ya había desertado la escuela por problemas de conducta y posteriormente fueron diagnosticados con TDAH y ausentismo. Tras dejar atrás los estudios, es muy común que se involucren en actividades ilícitas y/o se relacionen con adicciones, ya que la dopamina (sustancia ausente en los enfermos) es conocida como un neurotransmisor de adicciones, pues drogas como la cocaína, el opio, la heroína, el tabaco y el alcohol, liberan esta sustancia. Una catedrática de la UNAM reveló que cifras cercanas al 80 por ciento de los delincuentes encarcelados más importantes del país, hablando de asesinos seriales, delincuentes, y secuestradores, son pacientes con TDAH no detectado. Esto se debe a que no llevan un tratamiento adecuado de medicamentos y psicoterapia que los ayude a controlar sus impulsos de agresión y, por lo tanto, son inclinados a cometer actividades ilegales. En conclusión, los jóvenes con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, necesitan llevar un estricto programa que incluya medicamentos y terapias psicológicas. De no ser así, terminarán por dejar de estudiar y la energía acumulada que traen junto con sus impulsos de agresión, los incitarán a envolverse en un ambiente de delincuencia, violencia y drogadicción. Es necesario que las escuelas de nuestro país se preparen para tratar con alumnos que padecen este trastorno, de igual forma, creo importante la impartición de talleres de apoyo a padres de familia y a los mismos enfermos sobre cómo sobrellevar esta enfermedad. La falta de información acerca del TDAH, es el causante principal de las injusticias y las etiquetas de las que son víctimas los enfermos. El TDAH es una seria enfermedad que pide a gritos la atención adecuada.

martes, 13 de mayo de 2014

Los niños con TDAH podrían sufrir también problemas familiares

Un estudio halló que tenían más probabilidades de proceder de hogares afectados por la pobreza, el divorcio y el abuso de sustancias Una nueva investigación indica que los niños con un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) podrían tener más probabilidades de formar parte de familias afectadas por la pobreza, el divorcio, la violencia en el vecindario y el abuso de sustancias. "Nuestros hallazgos sugieren que los niños con TDAH experimentan unas tasas significativamente más altas de traumas que los que no tienen TDAH", afirmó la autora del estudio, la Dra. Nicole Brown, en un comunicado de prensa de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics). "Los proveedores podrían estar centrándose en el TDAH como diagnóstico principal y pasar por alto la posible presencia de un historial traumático, que podría tener un impacto sobre el tratamiento". Los investigadores analizaron las respuestas de los padres de 65,680 niños de 6 a 17 años de edad que respondieron a una encuesta en 2011. Se había diagnosticado TDAH a aproximadamente al 12 por ciento de los niños, y sus padres informaron de unas mayores tasas de varios problemas que los padres de niños sin el TDAH. "Conocer la prevalencia y los tipos de experiencias adversas de los niños a los que se ha diagnosticado el TDAH podría orientar los esfuerzos para abordar los traumas en esta población y mejorar la evaluación, la precisión del diagnóstico y la gestión del TDAH", dijo Brown, profesora asistente de pediatría en el Hospital Pediátrico de Montefiore y el Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York. Los hallazgos serán presentados el martes en la reunión anual de las Sociedades Académicas de Pediatría (Pediatric Academic Societies), en Vancouver, Canadá. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales. ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562

lunes, 12 de mayo de 2014

SERVICIOS QUE OFRECE LA ASOCIACÓN BESAY DE TDAH LA PALMA

ISLA DE LA PALMA Asociacion Besay Asociación de Padres y Madres de Niñ@s y Jóvenes con Déficit de Atención e Hiperactividad: (TDAH) Teléfono Fax 922486562 tdahbesay@hotmail.com

miércoles, 7 de mayo de 2014

Demuestran que el entorno influye en el desarrollo del TDAH

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que padece entre un 2 y un 5% de la población infantil, se manifiesta con dificultades para concentrarse en una tarea, mantenerse quieto, organizarse y controlar los impulsos. Aunque existen causas genéticas bien establecidas, también influyen de manera decisiva las peculiaridades del entorno donde crecen los afectados, según demuestra estadísticamente un macroestudio hecho público en la convención anual de las Pediatric Academic Societies (PAS) en Vancouver (Canadá). En concreto, los investigadores han relacionado la prevalencia de TDAH con nueve factores: pobreza, divorcio, muerte de un progenitor, violencia doméstica, violencia en el vecindario, discriminación, enfermos mentales en casa, consumo de drogas por parte de miembros de la familia o encarcelación de seres queridos. Es decir, con experiencias más o menos traumáticas para el niño. Sacaron esta conclusión tras analizar los casos de más de 65.000 individuos de edades entre 6 y 17 años, con TDAH y sanos. A los padres se les preguntó sobre el desarrollo y tratamiento de la dolencia, si existía, y por las circunstancias que pudieran enrarecer el ambiente donde vivían los chavales. Al cruzar los datos vieron que el 17% de los sujetos diagnosticados habían sufrido cuatro o más de los citados factores negativos, mientras que solo el 6% de los niños sanos los habían experimentado. Además, los progenitores de los pacientes habían padecido más vivencias traumáticas durante su infancia.

martes, 6 de mayo de 2014

Mi hermano tiene TDAH

La situación en casa puede ser más complicada si hay un niño con TDAH. Los conflictos que se pueden generar afectan directamente a sus hermanos y/o hermanas. Invasión de su espacio, acaparamiento de la atención de los padres, peleas… pueden ser frecuentes. Estas son las claves de los problemas que surgen entre hermanos: ENVIDIA El niño con TDAH tiene envidia de las oportunidades y los éxitos en el colegio conseguidos por sus hermanos. De igual manera, los hermanos pueden tener envidia de la libertad que tiene el niño con TDAH y de la atención adicional que le prestan los padres. RESENTIMIENTO Los hermanos pueden estar resentidos porque al niño con TDAH se le trata de forma diferente y porque sus padres tienen poco tiempo para ellos. De igual manera, el niño con TDAH puede estar resentido con sus hermanos porque les permiten hacer cosas que él no puede hacer. BAJA AUTOESTIMA El niño con TDAH puede tener una baja autoestima, sobre todo en comparación con sus hermanos/as. También los hermanos pueden tener la autoestima baja si experimentan el estigma asociado a la enfermedad de su hermano. IRA Las diferencias, ya sean reales o percibidas por el niño con TDAH en comparación con sus hermanos/as, pueden provocar ataques de ira que a veces son muy perturbadores. También el comportamiento del niño con TDAH puede llevar a enfrentamientos de los hermanos. INTENTO DE LLAMAR LA ATENCIÓN Los hermanos ven la atención que se presta al niño con TDAH, por lo que pueden imitar sus comportamientos para obtener tiempo y atención de sus padres. La rivalidad entre hermanos es una realidad diaria para los padres que tienen un hijo con TDAH. Por lo que os damos unos cuantos consejos para evitar situaciones difíciles y que puedan generar conflictos graves: 1. Tratar al niño según sus capacidades. Hay que ser justos con cada niño, con independencia de sus necesidades adicionales. 2. Dar a cada niño las misma oportunidades. Intenta ofrecer lo mismo a cada uno de tus hijos. Por ejemplo, ofrece al niño con TDAH cierta libertad que le concedes a sus hermanos por ser responsables. 3. Pasa un tiempo con cada hijo a solas. Hay que pasar tiempo con cada niño a solas de manera regular, ya que así se evita el resentimiento. asociación besay de tdah la palma tlf. 922486562

domingo, 27 de abril de 2014

Cómo convivir con niños que tienen trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El TDAH afecta a entre el 3 y el 7% de los niños en edad escolar. El 75% de los niños con TDAH están sin diagnosticar o mal diagnosticados. Establecer rutinas y horarios, aumentar la estructura y el orden de la casa, motivarle, animarle y cuidar su autoestima, son algunos consejos El déficit de atención e hiperactividad (TDAH) afecta a entre el 3 y el 7% de los niños en edad escolar. Se trata de un trastorno que dificulta a los niños el hecho de prestar atención en tareas y juegos; les hace olvidadizos y reacios a escuchar a los adultos; además, se muestran inquietos, lo que es un claro síntoma de la aparición del trastorno. Uno de cada tres niños con este trastorno continúan padeciéndolo en la etapa adultaSegún la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), uno de cada tres niños con este trastorno continúan padeciéndolo de adulto. Los investigadores han llegado a la conclusión de que esta enfermedad se produce en la mayoría de los casos por causa genética. La profesora de Psicología y Magisterio de la UDIMA (Universidad a Distancia de Madrid), Alba García Barrera, asegura que el diagnóstico de este trastorno en España es un auténtico caos. Según el Grupo de Especial Interés en el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (GEITDAH), alrededor del 97% de los adultos y el 75% de los niños con dicho trastorno están sin diagnosticar o poseen un diagnóstico erróneo. García Barrera resume aquí una relación de consejos dirigidos a padres y educadores sobre las pautas a seguir en el trato diario con niños a los que se les ha diagnosticado TDAH. Definir reglas claras. Establecer premios y consecuencias para determinados comportamientos. Dividir las tareas en pasos o secuencias menores. Recordarle dichos pasos y supervisar su ejecución y procedimiento. Enseñarle a revisar las tareas. Es importante que realice bien sus deberes y obligaciones, para ello es importante que se acostumbre a revisarlas cuantas veces sea necesario. Ayudarle con la noción del tiempo. Facilitarle un reloj o cronómetro para que entienda el tiempo que ha de dedicar a cada cosa. Acordar previamente la distribución para cada tarea. Situar en un lugar visible un calendario y horario con sus actividades. Practicar el modelo de extinción de conductas. No prestar atención ni reforzar aquellas conductas que no queremos que se repitan. Motivarle. Potenciar los buenos resultados animándole y cuidando su autoestima. Fomentar su propia superación personal. Aumentar la estructura y el orden de la casa. Establecer ubicaciones fijas en las que guardar o almacenar los objetos, especialmente los del niño. Por ejemplo, zapatos en el zapatero (no en la entrada), abrigos en el armario (no en sillas, perchero, etc.), juguetes en un arcón o caja... Establecer rutinas y horarios. Realizar diariamente las mismas actividades y en el mismo orden, de modo que sean predecibles y estables en el tiempo. Eliminar ruidos y distracciones. Proporcionarle un lugar de estudio tranquilo y limpio (sin objetos decorativos, peluches, pósters…). Colocar estrictamente lo que necesite (material escolar). Alejarle durante el estudio de zonas de la casa muy transitadas o con distracciones (ventanas, televisor, etc.) Proporcionarle una agenda. Enseñarle a anotar todo lo que tiene que hacer. Ayudarle a planificar su estudio.